Aumenta el número de jugadores patológicos relacionados con el juego online

Se está registrando un incremento en el número de personas que padecen alguna patología relacionada con el juego. En los últimos tres años, así lo constatan las asociaciones de rehabilitados de la Comunidad de Castilla y León, en España. Estos casos están relacionados directamente con el juego online. Para Fernando Esteban, secretario de Ajupareva que es la asociación de Jugadores Patológicos Rehabilitados de Valladolid, este dato se ha quintuplicado.

Un aumento de 7 al 38 por ciento de este perfil de adicto desde 2011, es un valor muy a tener en cuenta, además la edad media del jugador patológico está bajando en los últimos tres años. Si en 2012 era de casi 50 años ahora casi no llega a los 30, y esto está relacionado directamente con el acceso al juego online. La edad media del jugador patológico presencial es de 43 años y la del jugador online va entre los 18 y los 35.

De las 250 personas que tratan de forma continua, el 22 por ciento tenía entre 18 y 22 años, y este año ya se prevé que sea de casi el 25 por ciento, de los que la mitad son jugadores online. Según Fejar, la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados dicen que el juego online subió del 2 por ciento en 2011 al 12 o 15 por ciento en 2013.

Probablemente una de las causas de este aumento sea a causa de la publicidad que no es nada restrictiva. Los spots se pueden ver de día, algo que debería estar prohibido, y por la noche es una avalancha. Sin una restricción de horarios es dificil mermar el impacto en gente propensa a problemas con el juego.

Sin embargo lo principal es la prevención a través de campañas que estén dirigidas directamente a los adolescentes, y que les enseñe a diferenciar entre el jugador social y el patológico. A través de esta asociación se trabaja con jóvenes de 9 a 14 años en centros escolares para que vean los riesgos del juego, y además ayudaría que la publicidad lanzara mensajes claros sobre los riesgos de padecer ludopatía.

El periodo de desarrollo de patologías en el juego presencial va de seis a ocho años, sin embargo en el juego online es de un año y medio a dos. El juego online aumenta el riesgo debido a la mayor cantidad de formas de jugar. Lo que empieza como algo esporádico acaba en horas y horas de apuestas.

Si bien, teóricamente el acceso a las páginas de juego está prohibido en menores de 19 años, la única barrera es un aviso que se vulnera sin dificultad. Los datos evidencian que muchos de los que juegan en esos sitios no tienen 18 años. Las asociaciones de Astilla y León coinciden en que la juventud de los jugadores va en aumento con perfiles que van de los 20 a los 30 años. La de Salamanca, por ejemplo, atiende a 100 personas de las cuales el 15 por ciento son jugadores online, que va en aumento desde 2011. En la de Burgos o en la de Palencia los porcentajes bajan al 6 por ciento.

Pero detrás de estas cifras están auténticos dramas que afectan a estudiantes universitarios o jóvenes sin trabajo en busca de su primer empleo. Hay casos de jóvenes que gastaron 70.000 euros en pocos meses, con adicciones que empiezan a los 16 años y a los 18 tienen que volver porque no han conseguido dejar de jugar. La recaída en el juego es más fácil porque acceder es sencillo, y además se puede jugar sin que nadie te esté observando gastar el dinero.

“Hay que prestar atención a este problema, cada vez son más jóvenes”, advierte Fidel de Lope, de Asaljar. Son personas familiarizadas con las nuevas tecnologías que juegan en la intimidad de su cuarto o con el teléfono móvil, con un perfil muy concreto y con facilidad para desenvolverse en un entorno virtual, con acceso a medios de pago online y que no tienen miedo al uso de nuevas tecnologías para el ocio, sociales o de juego.

Desde la asociación de Salamanca, Asaljar, este monitor indica que la adicción a veces viene de los videojuegos, en los que para avanzar a veces se permite pagar una cantidad de dinero, y a partir de ahí se da el salto al juego de apuestas online. Si no se controla el dinero propio se acude a créditos blandos de intereses muy altos y se acaba engañando a la familia.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si prega di attivare i Javascript! / Please turn on Javascript!

Javaskripta ko calu karem! / Bitte schalten Sie Javascript!

S'il vous plaît activer Javascript! / Por favor, active Javascript!

Qing dakai JavaScript! / Qing dakai JavaScript!

Пожалуйста включите JavaScript! / Silakan aktifkan Javascript!
[ Acceder al sitio ]
banner