El poder en Argentina no va a ser cosa de un sólo hombre

Por las carreteras de Buenos Aires, sobre todo la autovía a la costa se ven carteles de fondo naranja con una palabra en el centro, “PRESIDENTE” y sin el acompañamiento de la típica foto ni nombre del candidato ya que serían redundantes por otro lado, ya que todo el mundo sabe que el naranja identifica al candidato Daniel Scioli del oficialismo.

Es una campaña de publicidad discreta del gobernador-candidato, que viene a significar si se quiere una forma sutil de distinguirse del entorno de Kirchner, dejando que sean los contrincantes los que marquen las diferencias con ellos, cuando además en las redes sociales un sello definido como Peronistas Católicos, está anunciando la llegada del Justicialismo para el año que viene.

La presidenta protestó contra el márketing, y declaró que “la patria es algo más que un color o una campaña” reclamando -sin dar nombres, es cierto, aunque también en ese caso la alusión era obvia-: “Queremos que nos expliquen cuál es su proyecto”.

“Reelegir el proyecto” y condicionar a Scioli, tanto si se está a gusto o a disgusto, ya que el núcleo K más rancio está resignandose cada vez más al hecho de que el gobernador de Buenos Aires sea el candidato, con las elecciones PASO por el medio, a la presidencia del sector oficialista y lo que hace es concentrar sus esfuerzos en poner límite, en condicionar su acción de futuro para el supuesto de que saliera elegido presidente en octubre. Por ejemplo eligiendo los candidatos que le van a acompañar en las listas es una de las fórmulas elegidas. Otro, un tanto ingenuo es imponer un proyecto o programa como pide la presidenta.

Durante este sábado, en La Nación, el senador y exjefe de gabinete procesado Juan Manuel Abal Medina lo aclaraba sin medias tintas “Nosotros tenemos que garantizar la continuidad del proyecto. Y esa continuidad creo que se da forzando a que algunos se dejen de vagar en esa nube de indefiniciones y frases hechas”.

Hablaba de Scioli por supuesto. “La plataforma de Scioli tiene que ser la misma que la de los otros candidatos del FPV. Si Scioli fuera presidente, estaría obligado a cumplirla.” Abal Medina habla sin cortapisas de condicionar al candidato no deseado y expone la voluntad del oficialismo duro de obstaculizar posibles pactos que se ven venir.

Respecto a esos pactos, Dilma Rousseff en Brasil está viviendo la misma situación dentro de su propio partido. En el seno del PT hay una tendencia a corregir el rumbo de la presidenta, para que Brasil pueda integrarse en las tendencias centrales del planeta, ser más productivo y competitivo, atraer inversiones y sustentar una política de desarrollo. Para poner en marcha esta maquinaria, que no coincide necesariamente con su programa electoral, pero que tiene a interpretar los deseos de la sociedad brasileña, la presidenta encuentra más comprensión en otras fuerzas políticas contrarias a la suya que en la propia facción que la sostiene. En Argentina puede pasar lo mismo, donde las encuestas ya están demostrando que la sociedad espera un pacto entre grandes fuerzas que ahora están enfrentadas.

Esto provoca rechazo en el entorno K, y la candidatura de Scioli está avanzando firmemente en el oficialismo y está atrayendo a líderes camporistas con cierta base electoral en su territorio, y además este fortalecimiento es registrado y estimulado por el oficialismo.

Mauricio Macri, por ejemplo, está declarando que se ve peleando con Scioli el ballotage de las presidenciales “Veo una segunda vuelta entre la propuesta de cambio del PRO y el oficialismo representado por Scioli – dijo- Lo veo más firme al gobernador que a Sergio Massa”.

Lo más probable es que tanto el jefe del gobierno de Buenos Aires como Scioli vean con mejores ojos competir entre sí y aplicarle a Massa el rango de tercero excluido. El líder del Frente Renovador les provoca incomodidad ya que a Macri le está disputando parte del electorado independiente, además de la simpatía de la estructura partidaria de la UCR y a Scioli le arrebata un pedazo importante del voto peronista. Para los dos Massa es el rival más difícil en una segunda vuelta, seguramente porque es el que está en mejores condiciones de capitalizar una mayor parte del electorado de cualquiera de ellos que no hubiera participado en la primera ronda.

La de Macri es la candidatura que más ha crecido en los últimos meses de 2014 y aunque su ascenso en las encuestas no le da una ventaja sobre la posición de Scioli ni Masa su tasa de crecimiento es mayor que la de los dos. El jefe de gobierno porteño a día de hoy, consigue disolver casi completamente reparos de algunas fuerzas importantes que en los comicios anteriores lo clasificaban como límite que no se puede atravesar.

Un sector amplio del radicalismo, como Elisa Carrió y Luis Juez, el mejor aliado en Córdoba del socialista Hermes Binner, están listos para ocupar con Macri el mismo espacio electoral, y se predisponen o toleran, que es un matiz muy difuso, a aupar al líder del Pro a la cabeza de listas.

Macri: la gestión como escaparate, la paciencia, la tenacidad y con el soporte de su gestión en Buenos Aires, que es un gran escaparate para el país, se presenta como el mejor candidato del no peronismo, es el único que tiene condiciones reales de vencer a los candidatos aparecidos en el amplio espacio justicialista. Aparte de las alianzas que consiga crear, el Pro tiene fuerza electoral propia en varios distritos más poblados y una indiscutible hegemonía en la capital de Argentina.

Con las rentas que le ha proporcionado su gestión en la ciudad de Buenos Aires, que es un escaparate rico hacia el país interior, y sobre todo con paciencia, Macri se postula como el candidato perfecto del denominado “noperonismo”, o lo que es lo mismo, el único que tiene posibilidades reales de vencer a los candidatos que aparecieron del amplio espacio justicialista. Aparte de los aliados que consiga reunir, el Pro tuvo fuerza propia importante en varios distritos grandes, además de tener el liderazgo indiscutible en la capital del país.

El problema sin resolver aun del macrismo y de todo el arco no peronista es que no tienen una candidatura potente y de estructuras sólidas en Buenos Aires, el lugar donde se decide todo, un distrito que es la décima parte del territorio nacional y que tiene a 4 de cada 10 votantes. El peso de Buenos Aires es comparado con la masa electoral conjunta de los estados de California, Texas y Nueva York en las elecciones de Estados Unidos.

La gestión que se realiza en Buenos Aires siempre tiene influencia en toda la provincia. Dos de cada tres gobernadores de Buenos Aires nacieron en la capital y todos o casi todos ejercieron actividad política desde esa ubicación. El peso de la administración de la capital sobre todo sobre el electorado del primer cordón del conurbano que presenta muchas similitudes con Buenos Aires, es constatable pero esa es una plataforma insuficiente para sostener por sí sola la candidatura a presidente de Macri en el distrito bonaerense si no se acompaña de una candidatura atractiva a la presidencia.

Hay una pregunta en el aire y es si Se puede llegar a la presidencia sin triunfar en la provincia de Buenos Aires. En la historia esto solo ha ocurrido una vez y fue hace casi 100 años, en 1916 cuando Hipólito Yrigoyen que cuyo poder se asentaba en el comité radical bonaerense, llegó a la casa Rosada pese a que la UCR perdió en su provincia. En 1917 don Hipólito corrigió esto e intervino el distrito, lo radicales acabaron con el invicto predominio conservador y ajustaron la administración de la provincia a la línea del gobierno central.

Además de esta significativa carencia en Buenos Aires, el Pro de Macri presenta otro punto opaco durante estos días, y es precisamente el de su liderazgo. Macri acaba su etapa como jefe de gobierno y no puede reelegirse, y la candidatura a la sucesión es además de muy importante, porque según las encuestas tiene el triunfo garantizado y con él la gestión de la administración porteña, sino porque al ser el Pro un partido tan identificado con el concepto de gestión el que conduzca la administración en realidad se vuelve la máxima autoridad dentro del partido, y a menos que Macri se convierta en presidente del país, la candidatura a jefe del gobierno porteño también va a ser una disputa sobre el futuro liderazgo del partido.

Este hecho es lo que hace tan importante la rivalidad entre Horacio rodríguez Larreta y Gabriela Michetti, que ya han recibido la petición del entorno de Macri, hasta ahora de forma infructuosa de que desistan de competir en las PASO, donde las encuestas dan que ella sería la vencedora). Se trata de una lucha interna que tendría consecuencias serias sobre la Capital y sobre la proyección precisamente del candidato presidencial que más ha subido en las encuestas durante las últimas semanas.

Macri es el tercero en discordia y Massa y Scioli van a librar una lucha donde el vencedor acabará alineándose con el peronismo. Los dos tienen esa raíz, por eso el no peronismo cree que son secundarias y poco relevantes sus diferencias, y los ve como filiales de la misma firma, la de Juan Perón 70 años atrás. Los dos tienen además su talón de aquiles en Buenos Aires con un distrito que es políticamente y económicamente subrepresentado con un golpeado conurbano, legiones de marginados y su problema con el narcotráfico, que sigue siendo más que nunca una de las claves de la organización y la desorganización del país.

Con los restos de sus estructuras como partido del gobierno central y lo que dejan sembrado al próximo presidente, el sector K quiere bloquear las posibles convergencias que hicieran más fácil el cambio de ciclo. El nombre del vencedor en las elecciones de 2015 será impuesto del poder del gobierno, pero todo apunta a que esta tarea no va a corresponder a un sólo hombre.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si prega di attivare i Javascript! / Please turn on Javascript!

Javaskripta ko calu karem! / Bitte schalten Sie Javascript!

S'il vous plaît activer Javascript! / Por favor, active Javascript!

Qing dakai JavaScript! / Qing dakai JavaScript!

Пожалуйста включите JavaScript! / Silakan aktifkan Javascript!
[ Acceder al sitio ]
banner