Igualar o subir una apuesta de póker

Todo aquel que haya jugado al póker alguna vez, ya sea en algún torneo o partida de póker, debe de saber que existe un momento que denominamos como clave para cualquiera que juegue al póker, suele ser una difícil elección, ya que debemos de tomar una decisión inamovible sobre el tipo de apuestas que vamos a realizar.

Estas situaciones son habituales en el póker y se presentan cuando cualquier oponente de la mesa añade una mayor cantidad de dinero a su apuesta (lo que denominamos en póker como subir la apuesta), seguramente confiado por el tipo de cartas que ha recibido en esa mano.

Es en estos momentos de la partida de póker cuando se puede entran en un serio dilema, entre igualar la apuesta del oponente o incluso subir dicha apuesta, otra alternativa que tendremos es foldear o retirarnos antes de perder todas nuestras fichas, en el caso que nuestras cartas no sean apropiadas.

A continuación me gustaría dejarles algunos consejos útiles cuando nos vemos en la perspectiva de que un oponente nos sube la apuesta:

  • Antes de nada, me gustaría comentarles que para poder empezar en el juego del póker y triunfar deberemos de poseer unos nervios de acero, porque nos pasara en más de una ocasión que nos veremos obligados a tener que pasar por momentos complicados y será necesario saber definir correctamente nuestras acciones.
  • Lo cierto es que no todo los jugadores de póker tienen la suficiente confianza en ellos mismos para poder igualar la apuestas del oponente o incluso llegar a subirla en un momento determinado y si las cartas nos acompañaran.
  • Muchas veces no vamos o subimos la apuesta por no querer en definitiva arriesgar más de la cuenta, por no ser temerarios también se podría decir. Y existe el caso contrario de los jugadores que se confían en exceso y se creen que siempre van a ganar, lo que si es cierto es que este tipo de juegos, como el póker, requiere que asumamos un riesgo en cada mano que apostamos, especialmente cuando la mano que nos han repartido es fuerte y tenemos muchas posibilidades de salir victoriosos.
  • Cuando un jugador de póker sube una apuesta, los demás deberán de igual esa apuesta, subirla o retirarse, los jugadores que igualen esa apuesta tendrán posibilidades de que el dinero apostado, más el de los demás jugadores vuelvan a su poder, pero también tendrá posibilidades los demás oponentes de la mesa que también han igualado la apuesta. El riesgo de perder o ganar aumentara cuando la cantidad de dinero apostada aumente, y también esas posibilidades aumentaran o disminuirán según el número de jugadores que participen en la mano de póker.
  • La decisión final sin duda alguna recaerá sobre el jugador que deba igualar o subir la apuesta, mi consejo personal seria que deberíamos de tomar una decisión que tuviera cierto criterio y por qué no, que deberíamos de arriesgar, siempre y cuando las cartas de la mano nos acompañen para realizar este desempeño.

Os recuerdo que realmente los que decidiremos si merece o no la pena igualar la apuesta somos nosotros, os recomiendo que siempre y cuando la mano de póker que llevemos sea buena, y sabiendo que en el juego del póker existe el riego, deberíamos de arriesgarnos en algunas ocasiones, sin duda, que en algunas de ellas podemos llevarnos una grata sorpresa y meternos en el bolsillo un gran bote.

Mucha suerte en las mesas!!

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si prega di attivare i Javascript! / Please turn on Javascript!

Javaskripta ko calu karem! / Bitte schalten Sie Javascript!

S'il vous plaît activer Javascript! / Por favor, active Javascript!

Qing dakai JavaScript! / Qing dakai JavaScript!

Пожалуйста включите JavaScript! / Silakan aktifkan Javascript!
[ Acceder al sitio ]
banner