Los falsos mitos de los videojuegos

Cada vez se van realizando más estudios destinados a cambiar la imagen que tenemos de los video juegos Desde que comenzaran a desarrollarse hace casi cuarenta años, se ha creado en torno a ellos una opinión pública de carácter bastante negativo sobre el uso de este tipo de entretenimiento. Numerosas investigaciones están cuestionando conceptos que hasta ahora vertían una imagen negativa sobre ellos, además están empezando a descubrir que un uso controlado de los video juegos, lejos de ser algo negativo puede convertirse en algo beneficioso para los jugadores.

El hecho de que las generaciones de jugadores de niños que hoy son padres sean algo cada vez más común ayuda mucho a este desarrollo. Hay jugadores que superan los 30 y los 40 años, y que usan este entretenimiento como forma de vida. Aun así los video juegos siguen siendo considerados algo negativo y no solo se les considera un medio de ocio sino que a su costa se ha implantado un concepto negativo sobre ellos que provoca el convencimiento de parte de la sociedad de que no son buenos.

Una de las leyendas urbanas más extendidas fue la de la existencia de Polybius, un juego que tras su salida al mercado en 1981 provocaba efectos tremendos sobre sus jugadores, tales como locura, estrés, pesadillas y suicidios. Al poco de su lanzamiento desapareció sin dejar rastro.

Otra leyenda es “tails doll” un personaje secreto de Sonic, que si conseguías desbloquearlo provocaba enfermedades o trastornos psicológicos, como por ejemplo que durmiendo escuchaban la frase “can you feel the sunshine?” que pertenecía a la banda sonora del juego y después de la cual llegaba la muerte. Una más reciente es la de “BEN Drowned”, un supuesto cartucho embrujado de The Legend of Zelda: Majora’s Mask.

Si bien estas historias se ubican en el contexto de las leyendas urbanas, que son historias que pertenecen al folclore contemporáneo, en un sentido de tradición popular relacionada con la superstición, también hay opiniones que son amplia mente difundidas sobre este tipo de entretenimiento, lo más habitual es que fomentan la violencia y la impulsividad, es el peor estigma que se les atribuye aunque nadie ha podido establecer una relación directa en este sentido, aunque lo que si es cierto es que tienen un efecto desencadenante en sujetos que padecen un trastorno de personalidad previamente.

De hecho hay gran cantidad de estudios que demuestran que los daños morales que producen los video juegos violentos en los jugadores son realmente poco significativos. El de la universidad Stetson en los Estados Unidos se demostró que los muchachos que tienen depresión o déficit de atención no se convierten en mas violentos si usan video juegos, Christopher Ferguson, que es quien condujo el estudio dijo que incluso estos video juegos pueden apaciguar a los muchachos.

Los estudios destacan que se ha descubierto que la agresividad juvenil está mas relacionada con el estrés y la agresividad que con los video juegos violentos. Esta investigación determina que el entretenimiento de este tipo ayuda a aliviar esta conducta.

En realidad todo consiste simplemente en que se juegue moderadamente y que el video juego se corresponde con la edad adecuada al jugador.

Otra idea muy extendida es que cuando se juega mucho los chavales se vuelven tontos. Se había pensado que los juegos son una de las causas más relacionadas con la disminución del rendimiento escolar, pero existen muchos datos de estudios que demuestran que el uso habitual de video juegos impacta positivamente en los estudiantes ya que desarrolla sus actividades psicomotoras, la inteligencia viso-espacial, la emocional e incluso aumenta el cociente intelectual.

La Florida State University demostró a través de un experimento que los que jugaban habitualmente a puzzles tenían mejores resultados en cuanto a la resolución de problemas, habilidades espaciales y persistencia.

Es reseñable la investigación relacionada con el videojuego Neuro Racer por un equipo de la Universidad de California demostró que los video juegos ayudaban a los ancianos para que conservaran sus habilidades cognitivas mediante tareas múltiples y en jóvenes y adultos estimulaba la actividad cerebral.

Existe también el mito de que los video juegos favorecen conductas consideradas antisociales e introvertidas, pero en realidad esto no es así, ya que estudios demuestran que los juegos contienen un factor de socialización. Por ejemplo en casos de autismo, que afecta negativamente a las conductas sociales, un estudio elaborado en Murcia por la Consejería de Educación, Formación y Empleo determinó que el uso de la Wii fomentaba la actividad social entre ellos y el resto de la sociedad. No hay ninguna prueba concluyente de que los video juegos afecten a la conducta social de los individuos, según un estudio de la Universidad de Queensland.

Otro de los mitos negativos de los video juegos es que afectan a la capacidad visual de los jugadores. Varios estudios demuestran que esto es falso, y algunos organismos como la Academia de Oftalmología de los Estados Unidos así lo afirma. Lo que si es real es que si se mira continuadamente la pantalla sin un descanso de 20 minutos esto dará lugar a fatiga visual igual que la que produce el ordenador, un móvil o incluso un libro.

La revista Nature Neuroscience por su parte concluye que juegos de acción como el Call of Duty favorece algunos aspectos de la percepción visual como por ejemplo diferenciar entre contrastes y brillos así como la agudeza visual, gracias al efecto de “localizar, apuntar y disparar” que conllevan recompensas por objetivos, lo que favorece el aprendizaje de aptitudes viso-espaciales.

en el caso de personas que necesitan lentes correctoras o después de una operación en la vista, el uso de estos juegos ayuda a mejorar la recuperación visual.

El mito negativo estrella de los video juegos es que son una pérdida de tiempo asociada a la productividad. Esto no es así realmente, porque por un lado están los profesionales que usan los juegos para que muchos jugadores colaboren en causas buenas y productivas como recaudar fondos para campañas benéficas o en acciones solidarias contra enfermedades como el cáncer y el ébola.

El entretenimiento con video juegos se ha usado como terapia paliativa, y los estudios aplicados en este sentido establecen que tiene propiedades anestésicas concluyendo que los enfermos que se enredan en una aventura virtual se olvidan del dolor, afirmando la creencia de que los juegos “curan”. Hay asociaciones que utilizan los juegos incorporándolos en tratamientos de enfermedades como la diabetes, la afasia, la recuperación de personas con ACV, pacientes de cáncer, niños con discapacidades o depresión, etc…

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si prega di attivare i Javascript! / Please turn on Javascript!

Javaskripta ko calu karem! / Bitte schalten Sie Javascript!

S'il vous plaît activer Javascript! / Por favor, active Javascript!

Qing dakai JavaScript! / Qing dakai JavaScript!

Пожалуйста включите JavaScript! / Silakan aktifkan Javascript!
[ Acceder al sitio ]
banner