Los pequeños protagonistas del Gordo de Navidad

El próximo lunes 22 de diciembre, 11 chicos y 11 chicas de entre 9 y 13 años van a ser los protagonistas que extraerán las bolas y van a cantar los número y premios del Gordo de Navidad en España. Los chicos y chicas de la Residencia-Internado de San Ildefonso son los principales actores de un sorteo donde millones de españoles que juegan sus décimos tienen depositadas sus esperanzas de ser uno de los ganadores.

Los chicos esperan con ilusión dar el Gordo, como dijo el director del internado Esperato Fernández. “A mí se me han quitado los nervios”, comentó Ismael de 12 años, ya que esta va a ser la cuarta vez. En el año 2012 además ya cantó el gordo con el 76.058 y manifestaba que si le volviera a pasar este año “volvería a sentir muchísima alegría”.

Una de las niñas de 13 años decía “Claro que me gustaría ser yo la que cantase El Gordo, cualquiera querría”, va a ser el segundo año que participe en el sorteo, y dice estar menos nerviosa que el año pasado.

Dani de 11 años va a vivir su primer sorteo y afirma que canta muy bien, aunque no quiere que le toque la bola de 60.000 euros porque siempre se equivoca al cantar la cifra. Durante un ensayo del sorteo que se hace tres días cada semana en el salón de actos de la residencia de San Ildefonso, Lorena de 9 años dice que está un poco nerviosa y nos cuenta que si le tocase el Gordo le gustaría viajar a Francia, aunque espera que sea para “los que más lo necesitan”.

Respecto a los consejos que se les da a los niños antes del Sorteo, Fernández explica que esto está muy mitificado, ya que “hacen vida normal y se empiezan a poner nerviosos el día anterior”. “Están gamberros, que es distinto”, bromea.

La residencia ofrece varias actividades, entre ellas la de loterías, y a ella están apuntados 42 niños de los que se elige a los que participan en el sorteo de navidad de cada año. Respecto a la pregunta de por qué se apuntan tantos niños a esta actividad dice el director que “La mayoría lo quieren hacer, es una seña de identidad de los niños de aquí porque desde que entran lo ven”.

Una vez dentro de la actividad se elige a los que sacarán las bolas del bombo de los números y a los que los cantan, ya que por cada una de las diez tablas hay cuatro niños, dos que extraen y dos que cantan.

Después es cuando llega la selección más complicada: “nos cuesta trabajo que haya dos voces homogéneas para cantar el premio”, señaló el subdirector de la residencia, Pedro Vázquez, quien lleva 18 años enseñando a los niños a entonar.

Al caer el 22 en lunes este año, los chicos duermen en sus casas y se reúnen a las ocho de la mañana en la residencia, desde donde van andando hasta el Teatro Real donde calientan las voces hasta que da comienzo el sorteo.

Muchos de los antiguos alumnos de la residencia “vuelven con mucha frecuencia a vernos”, como Fernando Vázquez, que no se pierde los ensayos ni los sorteos “y si se pone alguno malo es capaz de ponerse a cantar”.

“Yo canté El Gordo en 1954 con el número 53.548, que fueron 15 millones de pesetas. Da mucha alegría y desde entonces quiero que llegue a gente necesitada y que se reparta mucho”, indicó. El ex alumno tiene una intuición, el Gordo va a terminar en 4 y va a salir en la cuarta tabla.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si prega di attivare i Javascript! / Please turn on Javascript!

Javaskripta ko calu karem! / Bitte schalten Sie Javascript!

S'il vous plaît activer Javascript! / Por favor, active Javascript!

Qing dakai JavaScript! / Qing dakai JavaScript!

Пожалуйста включите JavaScript! / Silakan aktifkan Javascript!
[ Acceder al sitio ]
banner