Prohibir el juego online es simplemente un error

Ron Paul (Ronald Ernest), el popular lider del movimiento a favor del libre mercado, y ex congresista por Texas en la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos, hacía esta afirmación en su columna semanal en la web del Instituto Ron Paul para la Paz y la Prosperidad.

El que fuera congresista hasta el 2013 y que goza de gran popularidad mediática por ser la voz cantante de las políticas de libre mercado y de un gobierno constitucional limitado, expuso su manera de ver el juego mediante el análisis de la situación actual en los Estados Unidos, acerca de legalizar el juego online a un nivel nacional. “La mayoría de los estadounidenses, independientemente de la ideología, se oponen al ‘capitalismo de amigos’ o ‘amiguismo’. El amiguismo es donde los políticos escriben leyes destinadas a ayudar a sus empresarios beneficiarios favorecidos. A pesar de la oposición pública al amiguismo, los políticos todavía tratan de utilizar el proceso legislativo para ayudar a intereses especiales”, afirmaba tajante, “Por ejemplo el Congreso pronto podría votar sobre la legislación que prohíbe los juegos de azar de Internet. Es un secreto a voces, que esta legislación está siendo considerada como un favor al multimillonario dueño de casinos Sheldon Adelson. El señor Adelson, que es quizás mejor conocido por el uso de su enorme riqueza para avanzar en una política exterior favorable a la guerra, ahora está utilizando su influencia política para convertir a sus competidores online en criminales”.

Lo cierto es que la sombra de la sospecha se cierne sobre este tema, “Los partidarios de una prohibición de los juegos de azar de Internet niegan públicamente que están motivados por el deseo de ganarse el favor de un donante rico. En lugar de ello, dan una serie de razones altruistas por querer prohibir esta actividad. Algunos afirman que la legalización de los juegos de azar online enriquecerá criminales e incluso los terroristas. Pero penalizando los casinos en línea no eliminarán la demanda de los casinos online. En su lugar, la aprobación de esta legislación es probable que garantize que el mercado de los juegos de azar en línea, sea controlada por los delincuentes. Por lo tanto, son los que apoyan prohibir los juegos de azar online los que pueden estar ayudando a los criminales y terroristas”. De hecho es el eterno debate de si legalizar determinadas cosas y actividades que hasta ahora se consideran ilícitas y que lo único que hacen al final es entregar el control de las mismas a la delincuencia organizada, lo que redunda en el perjuicio que ocasionan a la sociedad, en vez de significar un paliativo a las mismas, que es lo que el legislador inicialmente pretendía con la prohibición.

Y pasa a analizar el por qué considera que es un error diciendo que “Una prohibición federal de juegos de azar en línea -agrega en su artículo Paul-, anularía las leyes en tres estados que permiten los juegos de azar online. También se acabaría el debate en curso sobre la legalización de los juegos de azar en línea en muchos otros estados. Sin embargo, algunos han afirmado que el Congreso debe aprobar esta ley con el fin de proteger a los derechos de los estados!. Su argumento es que los ciudadanos de los estados que prohíben los juegos de azar de Internet, pueden conseguir fácilmente escamotear esas leyes mediante el acceso a los casinos en línea, que operan en los estados donde se legalizó el juego online”.

De hecho aunque se aprobara una ley nacional y esta estuviera en contra de las leyes de algunos estados, habria que redefinirla en base a la siguiente reflexión. “Incluso si el argumento que tuvo el mérito de permitir a los estados legalizar los juegos de azar en línea, socava las leyes en otros estados, no justificaría la legislación federal sobre el tema. En ninguna parte de la Constitución está que el gobierno federal ha dado ninguna autoridad para regular actividades como los juegos de azar online. Argumentando que los ‘derechos de los estados’ justifican la creación de nuevos delitos federales transforma la Décima Enmienda, que pretendía limitar el poder federal, en su cabeza”.

Sigue retratando la situación actual diciendo que “Muchos partidarios de la prohibición de los juegos de azar en Internet sinceramente creen que el juego es una actividad inmoral y destructiva, que debería ser declarada ilegal. Sin embargo, la legislación propuesta no es en absoluto acerca de la moralidad de los juegos de azar. Se trata de si los estadounidenses que practican juego deben tener la opción de hacerlo online, o ser obligados a visitar los casinos terrestres”, afirma el columnista que “incluso si existiese alguna distinción moral entre los juegos de azar online o en un casino físico, que prohíba una conducta que no involucre la fuerza o el fraude, no tiene cabida en una sociedad libre. No es más apropiado para los opositores del juego, utilizar la fuerza para impedir a la gente jugar al póker en línea, de lo que sería para mí utilizar la fuerza, para impedir a la gente la lectura de escritores neoconservadores a favor de la guerra”.

El estado en definitiva, no puede entregar a su libre albedrío parte del poder que le han confiado los estadounidenses, es más deberia hacer valer esa representación que le han otorgado para llevar a cabo su misión. Así “dar nuevos poderes del gobierno -agrega-, a través de Internet para evitar los juegos de azar en línea, inevitablemente, va a poner en peligro todas nuestras libertades. Los burócratas del gobierno usarán esta nueva autoridad para expandir su vigilancia en las actividades de Internet de los estadounidenses, que no tienen interés en los juegos de azar, tal como lo utilizan los nuevos poderes otorgados por la Ley Patriótica (Patriot Act) para justificar la vigilancia masiva”.

Termina diciendo lo que muchos en los estados unidos creen acerca del juego online en el país. Y es que “la propuesta de prohibición de juegos de azar en Internet es una flagrante infracción inconstitucional sobre nuestras libertades, que probablemente ampliará el estado de vigilancia. Lo peor de todo, es todo lo que se hace en beneficio de un poderoso multimillonario. Cualquiera que piense que la prohibición de los juegos de azar online no va a disminuir nuestras libertades, mientras que los delincuentes se enriquecerán, está haciendo una apuesta perdedora”, añade para terminar.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si prega di attivare i Javascript! / Please turn on Javascript!

Javaskripta ko calu karem! / Bitte schalten Sie Javascript!

S'il vous plaît activer Javascript! / Por favor, active Javascript!

Qing dakai JavaScript! / Qing dakai JavaScript!

Пожалуйста включите JavaScript! / Silakan aktifkan Javascript!
[ Acceder al sitio ]
banner