Te contamos cual es el orígen de El Gordo de la loteria de Navidad

El Gordo es el premio más importante del sorteo extraordinario de Navidad, debe su nombre a la cifra que se reparte en su primer premio. Pero el apodo que recibe el sorteo también se debe a un personaje publicitario de finales del siglo XVIII por el que se hizo famosa la lotería, y que tras está quedó finalmente ligado para siempre a este juego.”El Fanático por la Lotería o el Enano afortunado”, con su traje hecho con combinaciones de lotería, fue la figura que se utilizó para publicitar este sorteo y estuvo representado en todas partes, tanto en libros como en estampas. En algunas llevaba la siguiente leyenda al pie “este Enano, llamado Mil hombres, convida a los jugadores a que saquen de su chupa y sombrero, “ambos” seguros, como se verá en las extracciones que vayan saliendo, jugándolos en la forma que están, que son seis en cada línea, y en la casaca, calzones y medias para los “ternos”, jugándolos como se quiera”.

En otras estampas, la inscripción rezaba así “De alegría y de dinero, este Enano afortunado, si le estudias con esmero, te enseñará alborozado, de la fortuna el sendero”.”La suerte del Enano” llegó a ser frase proverbial, aseguraba La Ilustración Española y Americana en 1902, que añadía que si bien muchos la tomaron en serio, “no faltó quien en chunga la tomara, adicionándola un endecasílabo más chistoso que limpio”.

La primera lotería de España se creó en 1763 por el Rey Carlos III quien la implantó a imitación de la Loto de Italia, en un proyecto del marqués de Esquilache. Era la lotería originaria, la de números, la “primitiva” antecesora de la lotería moderna que aprobaran posteriormente las Cortes de Cádiz y cuyo primer sorteo se celebró el 4 de noviembre de 1812. El Enano afortunado era uno de tantos augures que propició la lotería de Carlos III por las especiales combinaciones a que era propicia, como el ambo, el terno. Así lo recordaba en 1926 en “El Sol” Ramón Gómez de la Serna, que citaba a otros como el Gran Piscator o Zahorí de Salamanca, el Sabio Salmantino, Juno Vencedora, o el Ilustre Gallego.

Este pequeño fanático gordinflón fue el que dio el nombre en el año 1815 al periódico El enano que en su primer número publicado el 3 de marzo de 1851 recogía un soneto dedicado a los jugadores de lotería en el que se decía “Aunque Enano nací no soy enano, prodigioso en saber de lotería, que el juego para mí no es un arcano, y en cábalas que os dé desde este día, de fijo, como puesto con la mano, el terno habéis de ver por vida mía”.

Mil hombres, el enano, apareció hasta en los cupones de lotería de Navidad como mostró la exposición “Navidades del S. XIX en Palacio” celebrada en 2012 en la Casa de América en Madrid. Para el historiador Francisco José Gómez Fernández, autor de la “Breve historia de la Navidad”, no hay duda de que de este personaje “nació el nombre de ‘Gordo de la Lotería’ para el primer premio de la misma”.

Según este autor “llama la atención que desde la implantación de este juego en España y de manera especial cada 22 de diciembre, siga haciéndose realidad aquello que dijo Carlos III: “¡El que juega mucho es un loco; pero el que no juega nada es un tonto!”.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si prega di attivare i Javascript! / Please turn on Javascript!

Javaskripta ko calu karem! / Bitte schalten Sie Javascript!

S'il vous plaît activer Javascript! / Por favor, active Javascript!

Qing dakai JavaScript! / Qing dakai JavaScript!

Пожалуйста включите JavaScript! / Silakan aktifkan Javascript!
[ Acceder al sitio ]
banner